Alejandro Bermejo, precandidato a gobernador por el frente peronista Elegí #Sumar, reveló con documentación del IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) en mano, la existencia de dos familias de Mendoza que deberán pagar durante más de un siglo la cuota ajustada con UVA (Unidad de Valor Adquisitivo), de la vivienda social que les fue adjudicada.

«Como ya dije, el tema de las UVA va a ser una pesadilla. Hay dos adjudicatarios a los que el gobierno de Alfredo Cornejo le cargó sobre sus espaldas deudas por hasta 120 años: una de las familias terminará de pagar su vivienda en mayo del año 2137 y la otra, en diciembre del 2110. Una injusticia absoluta porque la deuda la pagarán toda su vida y la heredarán sus hijos y sus nietos. Por eso, cuando llegue al gobierno el 10 de diciembre, eliminaré las UVA de los créditos del IPV, para defender la situación desesperante de 2.300 hogares mendocinos», sentenció el precandidato a gobernador del frente Elegí.

Ambas situaciones se registraron en el barrio Fuerza y Progreso de Guaymallén y las cuotas, por ahora, llegan hasta los $1.300, las que serán ajustadas por UVA cada 6 meses.

El primer caso es el de una adjudicataria que recibió una vivienda de 3 dormitorios, con una extensión de 75 metros cuadrados y deberá abonar 1.431 cuotas, es decir, su deuda se extenderá durante 119 años y 3 meses, con una cuota de $885,57.

En el segundo caso, los beneficiarios, poseedores de una casa de 4 dormitorios y 85 metros cuadrados, tienen un plan de 1.114 cuotas, esto significa que pagarán durante 92 años y 10 meses, a un valor mensual de $1.318,98 por mes.

Alejandro Bermejo aseveró: «Vamos a tener un grave problema en el corto plazo porque quien tomó un crédito bancario en 2016 por $1.000.000 hoy ya tiene una deuda de $3 millones, estando al día en las cuotas. Este sistema es imposible, inviable e impagable».

El postulante a gobernador aseguró que «vamos ha rediseñar un plan de pagos cuya costo no superará el 30% del ingreso familiar, porque lo importante es que estos adjudicatarios de viviendas sociales, que fueron obligados a aceptar el UVA por el gobierno de Cornejo y que pueblan más de 40 barrios, puedan preservar su casa y pagarla como corresponde»

Entre las denuncias que llegaron al equipo de Bermejo, se cuenta la de una docente de Maipú que en febrero de 2018 pagaba una cuota de $10.300 y ahora paga $19.500; también de un adjudicatario del barrio San José, en San Martín, quien pasó de pagar $6.000 a $13.000 en el último año; y el de una maestra del barrio Costa El Madero, también de Maipú, que gana $14.000 por mes y cuya cuota se incrementó de $5600 a $9.000 entre 2018 y 2019.

Fuente: Mendozapost