Alejandro Bermejo, intendente de Maipú y precandidato a gobernador por el PJ tradicional, se considera un «músico autodidacta». Tocando el redoblante en la hinchada de Gutierrezy durante los años de militancia de la Juventud Peronista, descubrió que tenía talento para la percusión. Se dedicó a aprender, aunque lo hizo por su cuenta y sin recibir directivas de nadie, apenas inspirándose en su cuñado, el recordado músico mendocino Eduardo Pinto. Dice que lo hace como un hobby, pero ya ha actuado y quiere seguir aprendiendo.

También se considera un amante de la naturaleza, cultiva su propia huerta orgánica y en el futuro, cuando la política no sea la actividad que ocupe el 80% de su tiempo, quiere tener un invernadero.

Así es el candidato por el que apuesta la dirigencia provincial del peronismo.

-¿Siente que tiene un mundo aparte con la música?

-La verdad es que soy un muy buen percusionista.

-¿Cómo llegó a aprender esto?

-Soy autodidacta con la música, lo hago como un hobby, de vez en cuando. Siempre me llamó la atención la percusión, he podido actuar con «Palo Santo» y con «Frutilla Caliente».

-¿Qué es «Frutilla Caliente»?

-Una banda de cumbia de mi barrio, de Gutiérrez.

-¿Pero en qué año tocaban?

-¡Es actual la banda! Hace poco tocamos

-¿Desde chico se ha interesado en la música?

-No, de grande me ha agarrado. Descubrí que tenía talento para eso, y me puse a practicar.

-¿Tiene algún músico referente en el tema?

-En verdad los músicos que me gustan no son percusionistas, son fanático de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Cada vez que me hago un asadito en mi casa, me pongo esa música. Hasta que llegan mis hijos y me la sacan.

-Pero la percusión es más de la música uruguaya, tipo el Negro Rada.

-Sí, y ya lo he hablado con la gente que trabaja conmigo. Mi sueño es ser parte de una murga, cuando me retire de la política.

-En Mendoza hay murgas buenísimas.

-En Maipú tenemos una muy grande, que se llama «Los incorregibles».

-¿Esto de la percusión no le vendrá de tocar el bombo en los actos del PJ?

-«Empecé siendo el 1º redoblante en la hinchada de Gutiérrez, teníamos dos. Tiene que haber sido a fines de los 80′. Pero también he tocado el bombo en los actos del PJ».

-¿Tuvo algún referente de la música en su familia?

-No en mi familia directa, pero sí en mi familia política. Mi cuñado, quien ya falleció, fue un gran músico mendocino, y yo aprendí de él.

-¿Quién era su cuñado?

-Eduardo Pinto, era el hermano de mi esposa. Falleció hace diez años, con sólo 28 años. Era un músico extraordinario, muy reconocido en Mendoza.

Aquí la entrevista cae en una pausa para hablar del músico, quien era parte del banda «Miles de Años». Pinto falleció en el 2008, con otro de los integrantes de la banda, Valdo Hugo Delgado. En tanto, Quique Öesch, el tercero de los integrantes, salvó su vida porque no iba en el vehículo que se descarriló en las rutas uruguayas.

Sin embargo, el recuerdo que El Pulga tiene de su cuñado es alegre, de almuerzos y juntadas familiares en las que Eduardo les regalaba su música.

La naturaleza, el otro «lado b» de El Pulga

Además de su costado artístico, el precandidato a gobernador tiene una veta muy relacionada con la naturaleza. Le gustan los animales de granja, tenía una huerta orgánica en su casa, en la que cultivaba frutillas -que fueron desbastadas por una plaga de babosas- y otro sueño para cumplir: tener un invernadero.

-¿Por qué un invernadero específicamente?

-Porque te da otras posibilidades, de cosecha fuera de estación, con tecnología, calefacción, el tema del riego.

-Pero por el momento no tiene.

-No, sólo la huerta orgánica, a la que ahora voy a sembrar de nuevo, porque viene la época de verdes (lechugas, arvejas, espinacas).

-Nada que ver con la política todos esos deseos que tiene.

-Son actividades en las que me desestreso. El problema es que necesitan tiempo. Me gusta estar conmigo mismo. La verdad es que me hace bien concentrarme en eso, sobre todo en tiempos de campaña.

Bermejo, el político

-¿Le resulta agotadora la campaña?

-A mí me gusta mucho el contacto con la gente, aunque sea intensa la actividad. Me gusta escuchar, tratar de llevar soluciones.

-¿Qué le dicen las personas con las que se va encontrando a diario?

-Clamor por la necesidad de estar mejor, que no se visualiza en lo inmediato.

-¿Qué es lo que reclaman?

-Trabajo, el poder adquisitivo escaso, la inflación. Estos son los puntos que más se repiten.

-¿Ha podido dar respuesta a los reclamos? ¿Qué le queda después de las caminatas y el intercambio con la gente?

-Trato de escuchar. El estilo mío es el contacto personal con la gente que visito. Así he trabajado como intendente. Vuelvo a los lugares, a dar las respuestas que se pueden.

-¿Qué es lo que más lo ha conmovido de las situaciones con las que ha tomado contacto?

-Hay muchas personas con necesidades de alimentos, merenderos que no se pueden sostener económicamente. El área de Desarrollo Social no existe, y estamos hablando de un problema social tan básico como que los niños que no almuerzan, que no desayunan. El Estado no puede retirase en este momento, que es cuando la gente más necesita.

Fuente: Diario UNO